Cómo aplicar límites a los niños

10 consejos para educar con disciplina a nuestros hijos

Para educar de manera eficaz a nuestros hijos debemos marcar las reglas en casa con el objetivo de cumplirlas. El secreto es hacerlo de manera coherente y con firmeza. Una de las consecuencias educativas de una falta de habilidad a la hora de establecer las normas y de marcar los límites puede ser la falta de respeto, que se produce cuando hablamos demasiado, exageramos en la emoción, y en muchos casos, nos equivocamos en nuestra forma de expresar con claridad lo que queremos o lo hacemos con demasiada autoridad.

Cuando necesitamos decir a nuestros hijos que deben hacer algo y “ahora” (recoger los juguetes, irse a la cama, etc.), debemos tener en cuenta algunos consejos básicos:

1. Objetividad. Es frecuente escuchar en nosotros mismos y en otros padres expresiones como ‘Pórtate bien’, ‘sé bueno’, o ‘no hagas eso’. Nuestros hijos nos entenderán mejor si marcamos nuestras normas de una forma más concreta. Un límite bien especificado con frases cortas y órdenes precisas suele ser claro para un niño. ‘Habla bajito en una biblioteca’; ‘agarra mi mano para cruzar la calle’ son algunos ejemplos de formas que pueden aumentar sustancialmente la relación de complicidad con tu hijo.

2. Opciones. En muchos casos, podemos dar a nuestros hijos una oportunidad limitada para decidir cómo cumplir sus órdenes. La libertad de oportunidad hace que un niño sienta una sensación de poder y control, reduciendo las resistencias. Por ejemplo: ‘Es la hora del baño. ¿Te quieres duchar o prefieres bañarte?’. ‘Es la hora de vestirse. ¿Quieres elegir un traje o lo hago yo?’ Esta es una forma más fácil y rápida de dar dos opciones a un niño para que haga exactamente lo que queremos.

3. Firmeza. En cuestiones realmente importantes, cuando existe una resistencia a la obediencia, nosotros necesitamos aplicar el límite con firmeza. Por ejemplo: ‘Vete a tu habitación ahora’ o ‘¡Para!, los juguetes no son para tirar’ son una muestra de ello. Los límites firmes se aplican mejor con un tono de voz seguro, sin gritos, y un gesto serio en el rostro. Los límites más suaves suponen que el niño tiene una opción de obedecer o no. Ejemplos de ligeros límites: ‘¿Por qué no te llevas los juguetes fuera de aquí?’; ‘Debes hacer las tareas de la escuela ahora’; ‘Vente a casa ahora, ¿vale?”. Esos límites son apropiados para cuando se desea que el niño tome un cierto camino. De cualquier modo, para esas pocas obligaciones ‘debe estar hecho’, serás mejor cómplice de tu hijo si aplicas un firme mandato. La firmeza está entre lo ligero y lo autoritario.

4. Acentúa lo positivo. Los niños son más receptivos al hacer lo que se les ordena cuando reciben refuerzos positivos. Algunas represiones directas como el ‘no’, dicen a un niño que es inaceptable su actuación, pero no explica qué comportamiento es el apropiado. En general, es mejor decir a un niño lo que debe hacer (‘habla bajo’) antes de lo que no debe hacer (‘No grites’). Los padres autoritarios tienden a dar más órdenes y a decir ‘no’, mientras los demás suelen cambiar las órdenes por las frases claras que comienzan con el verbo ‘hacer’.

5. Guarda distancias. Cuando decimos ‘quiero que te vayas a la cama ahora mismo’, estamos creando una lucha de poder personal con nuestros hijos. Una buena estrategia es hacer constar la regla de una forma impersonal. Por ejemplo: ‘Son las 8, hora de acostarse’ y le enseñas el reloj. En este caso, algunos conflictos y sentimientos estarán entre el niño y el reloj.

6. Explica el porqué. Cuando un niño entiende el motivo de una regla como una forma de prevenir situaciones peligrosas para sí mismo y para otros, se sentirá más animado a obedecerla. De este modo, lo mejor cuando se aplica un límite, es explicar al niño porqué tiene que obedecer. Entendiendo la razón, los niños pueden desarrollar valores internos de conducta o comportamiento y crear su propia conciencia. Antes de dar una larga explicación que puede distraer a los niños, manifiesta la razón en pocas palabras. Por ejemplo: ‘No muerdas a las personas. Eso les hará daño’. 

7. Sugiere una alternativa. Siempre que apliques un límite al comportamiento de un niño, intenta indicar una alternativa aceptable. Sonará menos negativo y tu hijo se sentirá compensado. De este modo, puedes decir: ‘ese es mi pintalabios y no es para jugar. Aquí tienes un lápiz y papel para pintar’. Al ofrecerle alternativas, le estás enseñando que sus sentimientos y deseos son aceptables. Este es un camino de expresión más correcto.

8. Firmeza en el cumplimiento. Una regla puntual es esencial para una efectiva puesta en práctica del límite. Una rutina flexible (acostarse a las 8 una noche, a las 8 y media en la próxima, y a las 9 en otra noche) invita a una resistencia y se torna imposible de cumplir. Rutinas y reglas importantes en la familia deberían ser efectivas día tras día, aunque estés cansado o indispuesto. Si das a tu hijo la oportunidad de dar vueltas a sus reglas, ellos seguramente intentarán resistir.

9. Desaprueba la conducta, no al niño. Deja claro a tus hijos que tu desaprobación está relacionada con su comportamiento y no va directamente hacia ellos. No muestres rechazo hacia los niños. Antes de decir ‘eres malo’, deberíamos decir ‘eso está mal hecho’ (desaprobación de la conducta).

10. Controla las emociones. Los investigadores señalan que cuando los padres están muy enojados castigan más seriamente y son más propensos a ser verbalmente y/o físicamente abusivos con sus niños. Hay épocas en que necesitamos llevar con más calma la situación y contar hasta diez antes de reaccionar.

DISCAPACIDAD AUDITIVA: TODO LO QUE NECESITAS SABER

La discapacidad auditiva es la dificultad o imposibilidad de utilizar el sentido del oido. En función del grado de afectación puede ser parcial o total y, según sus causas, puede tener o no solución. Afortunadamente, en la actualidad existe tecnología e intervenciones médicas que permiten a los discapacitados auditivos recuperar la totalidad o una parte de ese sentido, así como juegos y terapias para aprender a vivir con la discapacidad, sobre todo dirigidas a los más pequeños.

TIPOS DE DISCAPACIDAD AUDITIVA

La sordera implica dificultades o impedimento absoluto de usar el sentido del oído. La pérdida de la sensibilidad puede ser parcial, también conocida como hipoacusia, o total, en cuyo caso se denomina cofosis. Asimismo, es posible sufrir sordera bilateral o unilateral. Las discapacidades auditivas vienen determinadas por causas hereditarias, enfermedades, traumatismos, medicación dañina para el nervio auditivo, envejecimiento o exposición constante a ruidos fuertes, entre otras razones.

SORDERA COMPLETA

Este tipo de afectación ocurre cuando existe una lesión en el nervio auditivo o en el oído interno. Suele revestir carácter permanente y se manifiesta cuando la persona es incapaz de oír nada. Con Los avances de la ciencia han permitido que, en función de las características del paciente, en ocasiones éste pueda recibir un implante, que le permitirá recuperar al menos una parte de la sensibilidad inexistente.

SORDERA PARCIAL

En este caso, el sonido no consigue alcanzar el oído interno, por diversas razones que suelen poder solventarse con cirugía. Aunque no sea así, normalmente la persona conserva un resto auditivo y puede ayudarse de un audífono para mejorar la audición.

Si  los problemas de audición incipientes no se tratan, tienden a empeorar. La sordera también puede ser desencadenada por desgaste de los oídos: a medida que van cumpliendo años, la mayoría de los  adultos pierde sensibilidad ante algunas frecuencias que los niños sí son capaces de escuchar.

CLASES DE PÉRDIDAS AUDITIVAS

En función de sus circunstancias, existen diversos tipos de sordera. Los más comunes  son:

Unilateral o bilateral. La pérdida unilateral se produce en un oído, mientras que la bilateral ocurre en ambos.

Pre-lingüística o post-lingüística.  La pérdida pre-lingüística aparece antes de que el afectado aprenda a hablar; la post-lingüística surge después.

Simétrica o asimétrica. La simétrica afecta a los dos oídos en el mismo grado,. Por su parte, la asimétrica incide con diferente gravedad en cada oído.

Gradual o repentina. La pérdida gradual implica un empeoramiento a lo largo del tiempo y la repentina ocurre con gran rapidez, normalmente a causa de un traumatismo u otro tipo de agente externo.

Fluctuante o estable. La sordera fluctuante implica la posibilidad de mejora o empeoramiento a lo largo del tiempo, mientras que con la estable no existen previsión de cambios en la gravedad de la pérdida.

Congénita o adquirida. La sordera congénita es de nacimiento; la adquirida o de aparición tardía se desencadena con posterioridad.

Asociaciones para atención de discapacitados auditivos

Ante una pérdida de la audición, tanto por causas externas como congénita, el apoyo de asociaciones especializadas puede resultar de gran ayuda tanto a la persona como a la familia y el resto de su entorno. A continuación listamos alguna de las más conocidas tanto a nivel nacional como internacional, aunque existen muchas otras que, por razones de espacio,  no se incluyen.

Confederación Española de Familias de Personas Sordas. FIAPAS. Creada en 1978  para cubrir las necesidades de las personas sordas. Su ámbito es nacional, y la integran 46 entidades.

Asociación de Padres y Amigos de Niños con Défict Auditivo de Guadalajara.  ASPANDAGU. La asociación se crea en 2007 por un grupo de familias con hijos deficientes auditivos.

Asociación Eunate. Asociación de familias de personas con discapacidad auditiva de Navarra. Entidad sin ánimo de lucro creada en 1999 por padres de niños con discapacidad auditiva y por sordos adultos.

Fundación oír es clave. CLAVE Caring for Hearing Impairment es una entidad británica que desarrolla en España su actividad de atención a deficientes auditivos. Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones.

Confederación Estatal de Personas Sordas. CNSE. La  CNSE es una ONG sin ánimo de lucro y ámbito estatal fue fundada en 1936. La integran 17 Federaciones Autonómicas y la Asociación de Personas Sordas de la Ciudad Autónoma de Melilla. Cada federación integra 118 Asociaciones provinciales y locales de personas sordas de toda España.

Instituto nacional de la sordera y problemas de comunicación. NIDCD. National Institute  of Deafness and Other Communication Disoreders. Portal en español del Departamento de Salud estadounidense dedicado a la atención de discapacitados auditivos y personas con problemas de comunicación.

BENEFICIOS DE LOS JUEGOS PARA DISCAPACITADOS AUDITIVOS

Especialmente en el caso de los niños, todos los especialistas parecen estar de acuerdo en que fomentar el aprendizaje y gestionar los problemas o afecciones que pueda sufrir el niño a través del juego es de gran ayuda para su desarrollo intelectual y emocional. Esto se torna realmente importante cuando, además, nos referimos a discapacidades como las auditivas, que pueden contribuir al aislamiento del niño.

En Akros hemos seleccionado para los padres y educadores los mejores juegos y actividades para niños con cierto grado de discapacidad auditiva, que favorecerán que los niños sordos puedan mejorar su autoestima y comunicación para llevar una vida lo más normal posible.

Los juegos que podrás encontrar en nuestro catálogo online potencia las actividades en grupo durante la partida, de manera indiferente a que la mayoría de participantes en el juego sufran discapacidad auditiva o no. El objetivo es la integración total del pequeño con dificultados auditivas con el resto de niños.

ESTILOS DE APRENDIZAJE: VISUAL, AUDITIVO Y KINESTÉSICO. ¿CUÁL ERES TÚ?

¿Eres visual? ¿Quizá más auditivo? o ¿Serás kinestésico? Conoce los distintos estilos de aprendizaje y descubre qué estilo eres. ¡Todos tenemos diferentes formas de aprender! 

Cada persona aprende de formas diferentes. Por lo que es muy importante que instituciones educativas de todos los niveles tomen nota de cómo pueden explotar distintos estilos de aprendizaje en beneficio de sus estudiantes, en lugar de imponer una sola forma de enseñanza a todos de manera indistinta.

¿QUÉ ES UN ESTILO DE APRENDIZAJE?

De acuerdo con el California Journal of Science, un estilo de aprendizaje consiste en una serie de características personales con las que naces y que desarrollas conforme vas creciendo. Determina, entre otras cosas, a través de qué actividades y sentidos tiendes a absorber información más fácilmente; ya sea a través de la vista, el oído, el tacto, el habla, la toma de notas o una combinación de estas.

¿CUÁNTOS ESTILOS DE APRENDIZAJE EXISTEN?

Tenemos tres grandes sistemas para representar mentalmente la información, el sistema de representación visual, el auditivo y el kinestésico. La mayoría de nosotros utilizamos uno más que otro, ¿por qué? Se desarrollan diferente en cada uno de nosotros y tienen sus propias características. 

A continuación, presentamos un breve resumen de tres de los estilos de aprendizaje más conocidos. 

1. SISTEMA DE REPRESENTACIÓN VISUAL

El sistema de representación visual tiende a ser el sistema de representación dominante en la mayoría de las personas. Ocurre cuando uno tiende a pensar en imágenes y a relacionarlas con ideas y conceptos. Como por ejemplo cuando uno recurre a mapas conceptuales para recordar ideas, conceptos y procesos complejos. Por lo mismo, éste sistema está directamente relacionado con nuestra capacidad de abstracción y planificación.

 ¿CÓMO SÉ SI MI ESTILO DE APRENDIZAJE ES VISUAL?

  • Presentan dificultades cuando las explicaciones son verbales.
  • Eres muy observador.
  • Aprendes mejor cuando el material es representado de manera visual.
  • Eres capaz de memorizar utilizando patrones, imágenes y colores. 
  • Tienes mayor facilidad para recordar imágenes y videos.
  • Te cuesta trabajo explicar verbalmente o recordar información verbal.
  • Piensan y almacenan la información utilizando imágenes.
  • Tienes una inclinación hacia las artes. 
  • Tienes una gran imaginación y un fuerte sentido del color.

2. SISTEMA DE REPRESENTACIÓN AUDITIVO

Las personas que son más auditivas tienden a recordar mejor la información siguiendo y rememorando una explicación oral. Este sistema no permite abstraer o relacionar conceptos con la misma facilidad que el visual, pero resulta fundamental para el aprendizaje de cosas como la música y los idiomas.

 ¿CÓMO SÉ SI MI ESTILO DE APRENDIZAJE ES AUDITIVO?

  • Aprendes fácilmente al prestar atención a lo que dice o narra el profesor. 
  • Eres capaz de recordar signos audibles com cambios de tono de voz, entonaciones y acentos. 
  • Puedes repetir con habilidad y recordar lo que dice alguien más en una conferencia o en una clase. 
  • Se te da bien los exámenes orales y las presentaciones. 
  • Eres bueno en relatar relatos, narraciones, historias y cuentos. 
  • Te gusta estudiar con música y puedes recordar datos y personas con ella. 

3. SISTEMA DE REPRESENTACIÓN KINESTÉSICO

Se trata del aprendizaje relacionado a nuestras sensaciones y movimientos. En otras palabras, es lo que ocurre cuando aprendemos más fácilmente al movernos y tocar las cosas, como cuando caminamos al recitar información o hacemos un experimento manipulando instrumentos de laboratorio. Este sistema es más lento que los otros dos, pero tiende a generar un aprendizaje más profundo y difícil de olvidar, como cuando aprendemos a andar en bicicleta.

 ¿CÓMO SÉ SI MI ESTILO DE APRENDIZAJE ES KINESTÉSICO?

  • Te gusta aprender a través de experiencias, como prácticas en laboratorio, juegos, modelos, incluso representaciones tangentes de lo que estudias, como un globo terráqueo o un esqueleto humano.
  • Eres una persona inquieta, que se mueve constantemente al hacer tarea o concentrarse en una actividad. 
  • Necesitas involucrarte en lo que estás aprendizaje, de lo contrario, te cuesta mucho y se convierte en algo cansado. 
  • Tus movimientos son una extensión de tus pensamientos creativos. 
  • Tienes la necesidad de expresarte de forma corporal.

¿SE PUEDE TENER LOS TRES ESTILOS DE APRENDIZAJE?  

¡Claro que sí! De hecho, nadie se adscribe enteramente a un solo sistema, puesto que todos desarrollamos formas de aprendizaje complejas que resultan de la combinación de muchos factores. De ahí, por ejemplo, que haya quienes necesitan estudiar en silencio y quienes pueden hacerlo escuchando metal. El punto es que es importante tomar en cuenta, cuando menos, que las personas aprenden de maneras distintas, para hacer de la educación una experiencia más enriquecedora para todos dentro y fuera de las aulas.