ESTILOS DE APRENDIZAJE: VISUAL, AUDITIVO Y KINESTÉSICO. ¿CUÁL ERES TÚ?

¿Eres visual? ¿Quizá más auditivo? o ¿Serás kinestésico? Conoce los distintos estilos de aprendizaje y descubre qué estilo eres. ¡Todos tenemos diferentes formas de aprender! 

Cada persona aprende de formas diferentes. Por lo que es muy importante que instituciones educativas de todos los niveles tomen nota de cómo pueden explotar distintos estilos de aprendizaje en beneficio de sus estudiantes, en lugar de imponer una sola forma de enseñanza a todos de manera indistinta.

¿QUÉ ES UN ESTILO DE APRENDIZAJE?

De acuerdo con el California Journal of Science, un estilo de aprendizaje consiste en una serie de características personales con las que naces y que desarrollas conforme vas creciendo. Determina, entre otras cosas, a través de qué actividades y sentidos tiendes a absorber información más fácilmente; ya sea a través de la vista, el oído, el tacto, el habla, la toma de notas o una combinación de estas.

¿CUÁNTOS ESTILOS DE APRENDIZAJE EXISTEN?

Tenemos tres grandes sistemas para representar mentalmente la información, el sistema de representación visual, el auditivo y el kinestésico. La mayoría de nosotros utilizamos uno más que otro, ¿por qué? Se desarrollan diferente en cada uno de nosotros y tienen sus propias características. 

A continuación, presentamos un breve resumen de tres de los estilos de aprendizaje más conocidos. 

1. SISTEMA DE REPRESENTACIÓN VISUAL

El sistema de representación visual tiende a ser el sistema de representación dominante en la mayoría de las personas. Ocurre cuando uno tiende a pensar en imágenes y a relacionarlas con ideas y conceptos. Como por ejemplo cuando uno recurre a mapas conceptuales para recordar ideas, conceptos y procesos complejos. Por lo mismo, éste sistema está directamente relacionado con nuestra capacidad de abstracción y planificación.

 ¿CÓMO SÉ SI MI ESTILO DE APRENDIZAJE ES VISUAL?

  • Presentan dificultades cuando las explicaciones son verbales.
  • Eres muy observador.
  • Aprendes mejor cuando el material es representado de manera visual.
  • Eres capaz de memorizar utilizando patrones, imágenes y colores. 
  • Tienes mayor facilidad para recordar imágenes y videos.
  • Te cuesta trabajo explicar verbalmente o recordar información verbal.
  • Piensan y almacenan la información utilizando imágenes.
  • Tienes una inclinación hacia las artes. 
  • Tienes una gran imaginación y un fuerte sentido del color.

2. SISTEMA DE REPRESENTACIÓN AUDITIVO

Las personas que son más auditivas tienden a recordar mejor la información siguiendo y rememorando una explicación oral. Este sistema no permite abstraer o relacionar conceptos con la misma facilidad que el visual, pero resulta fundamental para el aprendizaje de cosas como la música y los idiomas.

 ¿CÓMO SÉ SI MI ESTILO DE APRENDIZAJE ES AUDITIVO?

  • Aprendes fácilmente al prestar atención a lo que dice o narra el profesor. 
  • Eres capaz de recordar signos audibles com cambios de tono de voz, entonaciones y acentos. 
  • Puedes repetir con habilidad y recordar lo que dice alguien más en una conferencia o en una clase. 
  • Se te da bien los exámenes orales y las presentaciones. 
  • Eres bueno en relatar relatos, narraciones, historias y cuentos. 
  • Te gusta estudiar con música y puedes recordar datos y personas con ella. 

3. SISTEMA DE REPRESENTACIÓN KINESTÉSICO

Se trata del aprendizaje relacionado a nuestras sensaciones y movimientos. En otras palabras, es lo que ocurre cuando aprendemos más fácilmente al movernos y tocar las cosas, como cuando caminamos al recitar información o hacemos un experimento manipulando instrumentos de laboratorio. Este sistema es más lento que los otros dos, pero tiende a generar un aprendizaje más profundo y difícil de olvidar, como cuando aprendemos a andar en bicicleta.

 ¿CÓMO SÉ SI MI ESTILO DE APRENDIZAJE ES KINESTÉSICO?

  • Te gusta aprender a través de experiencias, como prácticas en laboratorio, juegos, modelos, incluso representaciones tangentes de lo que estudias, como un globo terráqueo o un esqueleto humano.
  • Eres una persona inquieta, que se mueve constantemente al hacer tarea o concentrarse en una actividad. 
  • Necesitas involucrarte en lo que estás aprendizaje, de lo contrario, te cuesta mucho y se convierte en algo cansado. 
  • Tus movimientos son una extensión de tus pensamientos creativos. 
  • Tienes la necesidad de expresarte de forma corporal.

¿SE PUEDE TENER LOS TRES ESTILOS DE APRENDIZAJE?  

¡Claro que sí! De hecho, nadie se adscribe enteramente a un solo sistema, puesto que todos desarrollamos formas de aprendizaje complejas que resultan de la combinación de muchos factores. De ahí, por ejemplo, que haya quienes necesitan estudiar en silencio y quienes pueden hacerlo escuchando metal. El punto es que es importante tomar en cuenta, cuando menos, que las personas aprenden de maneras distintas, para hacer de la educación una experiencia más enriquecedora para todos dentro y fuera de las aulas.

10 Ejercicios para Mejorar la Atención (Niños y Adultos)

Los ejercicios para mejorar la atención son efectivos para mejorar esta capacidad mental en niños, adolescentes, adultos y personas mayores. ¿Tienes problemas de atención? ¿Tienes tendencia a distraerte o a menudo notas que no estás suficientemente atento?

La atención es un proceso cognitivo que tiene la función de elegir qué estímulos vamos a captar, por lo que realizar de forma adecuada esta tarea es de vital importancia. Lo bueno que tiene la atención es que puedes entrenarla y trabajarla para que mejore.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA ATENCIÓN?

Por una razón muy sencilla:

Si no prestamos atención de una forma adecuada, la información que llega a nuestra mente puede resultar distorsionada o incompleta, por lo que nos dificulta mucho realizar el resto de actividades cognitivas.

Por ejemplo: si tienes que realizar una tarea en el trabajo pero no prestas mucha atención a las instrucciones para realizarla, seguramente te costará mucho más que si atiendes correctamente, ya que te faltará información para saber cómo deberías hacerla.

10 EJERCICIOS PARA TRABAJAR LA ATENCIÓN EN NIÑOS Y ADULTOS

1. Presta atención al estímulo correcto

Para trabajar la atención, una de las tareas más importantes a realizar es aprender a fijarnos en esos estímulos correctos. Es decir: debes ser capaz de seleccionar esa información que sea relevante o de tu interés (los estímulos diana).

De lo contrario, podrías tener una gran capacidad de concentración o mucha facilidad para mantener tu atención durante largos periodos de tiempo a un estímulo, pero eso no te asegura que estés prestando atención a estímulos correctos, por lo que tu atención podría continuar siendo disfuncional.

Para trabajar esta atención selectiva puedes realizar un ejercicio en el que debas seleccionar un estímulo frente otros muchos estímulos distintos.

Por ejemplo, mediante una figura como la que se muestra a continuación, donde vemos un conjunto de estímulos distintos: letras vocales, letras consonantes, números pares, números impares.

El ejercicio consistiría en encontrar lo más rápido posible:

-Todas las letras T que contenga la figura.

-Todas los números 4 que contenga la figura.

-Todas las letras K que contenga la imagen.

Esta actividad se puede realizar con cualquier tipo de estímulos, no tiene por qué ser necesariamente números y letras, pueden ser dibujos, colores, figuras geométricas, etc.

Además, también puede variar la cantidad de estímulos. Cuanto más estímulos diferentes haya más difícil será la tarea, y por lo tanto realizarás un mayor trabajo atencional.

2. Distingue estímulos muy similares

Otra actividad muy útil para trabajar la atención selectiva es aprender a distinguir estímulos que puedan ser muy similares o prácticamente idénticos, pero que contengan alguna diferencia.

De este modo, no solo estarías aprendiendo a seleccionar adecuadamente esos estímulos a los que les quieres prestar atención y a apartar todos aquellos que sean distintos, sino que estarías aprendiendo a focalizar tu atención sobre los detalles de los estímulos diana.

Para hacerlo, una actividad eficaz son los típicos ejercicios de encontrar las diferencias entre dos dibujos prácticamente idénticos.

3. Diferencia los estímulos del estímulo

A veces nos pensamos que prestar atención a algo consiste fijarnos o concentrarnos en un estímulo concreto.

Sin embargo, la mayoría de veces, fijarnos en un solo estímulo no es suficiente, ya que el ser humano tiene tendencia a fijarse en aspectos generalmente grandes, y a veces obviamos que cada uno de esos estímulos tiene muchos detalles que no podemos pasar por alto.

Pongamos un ejemplo:

Estas trabajando y tienes que prestar atención a lo que te dice tu compañero respecto a la tarea que hay que terminar para esta tarde.

En principio, podríamos pensar que con sentarnos cerca suya y escuchar atentamente lo que nos dice ya será suficiente para prestar una buena atención respecto a lo que dice. Pero aunque pueda parecer raro, muchas veces no es así, sobre todo si nuestros procesos atencionales no son del todo buenos.

Quizá quedarnos con el significado global de lo que nos ha explicado no es suficiente, quizá la palabra o la frase que ha dicho al inicio de la conversación es más relevante de lo que hemos entendido.

Es por ello que aprender a prestar atención a estímulos más pequeños que muchas veces pasamos por alto puede resultar muy importante.

Ejercicio

Un ejercicio para practicarlo es el siguiente:

Ante esta tabla, debes encontrar en cada fila, el número que sea igual al que aparece en la izquierda de todo.

Si nos fijamos en la primera línea, el número 82325 está repetido solo una vez (en la tercera columna), pero los demás tienen números parecidos: el 8 y el 2 están en todas las columnas, el 3 en la segunda tercera y cuarta…

Si realizáramos esta tarea de la misma forma que podemos escuchar a nuestro compañero de trabajo sin fijarnos en exceso en sus palabras, nos podríamos equivocar y marcar otro número. En cambio, si realizamos un mayor esfuerzo de concentración lo haremos correctamente.

4. Acostúmbrate a trabajar con dos estímulos

Del mismo modo que es importante poder centrar tu atención en un solo estímulo relevante, lo es poder centrarla en dos. Y es que cuando aprendes a focalizar tu atención, no debes hacerlo solo ante un estímulo, sino sobre dos o más.

Con esta tarea en la que focalizas tu atención en dos estímulos, por un lado aprendes a seleccionar una cantidad pequeña de estímulos a los que prestar atención eludiendo a los demás, y por otro lado aprendes a dividir tu atención en dos estímulos distintos.

Así pues, ante esta tabla donde hay solo dos letras:

  • Escribe 1 debajo de P y escribe 2 debajo de B.
  • Hazlo lo más rápido que puedas y sin cometer errores.

5. Divide tu atención

Tener la capacidad de poder prestar atención a más de un estímulo a la vez es probablemente una de las mejores habilidades que tenemos.

Si nos fijamos, nuestro entorno está rodeado de estímulos, y lo más habitual es que tengamos que atender a más de una cosa a la vez.

-Estás haciendo la comida y hablando con tu hermana-

En esta simple situación, estás prestando atención a una gran cantidad de estímulos: a lo que te dice tu hermana, a lo que le dices tú, al agua que está hirviendo, a los filetes que están en la sartén, a la cantidad de sal que le has puesto…

Es por ello, que cuando entrenamos nuestra atención, también tenemos que entrenar nuestra capacidad de prestar atención a varias cosas a la vez.

Ejercicio

Para ello, el ejercicio que te propongo es el siguiente:

En esta imagen hay 4 figuras distintas. Coloca un número debajo de cada una de ellas lo más rápido que puedas.

De esta forma, mientras realices este ejercicio no podrás prestar atención a un solo estímulo, sino que tendrás que atender a 4 de forma simultánea.

6. Agrupa estímulos en una categoría

Cuando tenemos una gran cantidad de estímulos en los que nos queremos fijar primero de todo debemos agruparlos.

En el momento que somos capaces de agrupar estímulos, nuestra tarea atencional se simplifica, ya que organizamos nuestra mente para prestar atención de una forma dirigida y productiva.

Por ejemplo: tienes un archivador lleno de papeles y tienes que contar cuantos hay en total.

Te será muchos más fácil si los cuentas de 10 en 10 y los vas apartando que si intentas contarlos todos a la vez.

Pues con la atención sucede lo mismo, es mucho más fácil si vamos agrupando los estímulos que si los intentamos atender por separado.

Para practicar la agrupación puedes realizar el siguiente ejercicio:

  • Agrupa las estrellas de la siguiente imagen de tres en tres lo más rápido que puedas.
  • Cuenta cuantos grupo de estrellas hay en total
  • Cuenta cuantas estrellas hay en total
  • Cuenta cuantas estrellas quedan sin agrupar

7. Agrupa estímulos en varias categorías

Más importante que la tarea anterior es saber agrupar estímulos en categorías distintas.

Por ejemplo: imagina que vas a comprar y tienes que hacer la lista de las cosas que necesitas.

Cuando estés comprando, te será mucho más fácil si agrupas los alimentos que necesitas en función de la parada en la que los tienes que comprar que si apuntas uno en cada punto de la lista sin ningún orden.

Para trabajar este aspecto, se puede realizar un ejercicio idéntico al anterior pero que en vez de haber un solo estímulo (las estrellas), haya 4 o 5 estímulos (estrellas, triángulos, rombos, tréboles y cuadrados).

8. Invierte tu atención

Tener una buena capacidad atencional es especialmente importante cuando realizamos actividades costosas. Poder mantener nuestra atención cuando trabajamos o realizamos operaciones difíciles suele requerir de un mayor esfuerzo.

Para trabajar nuestra atención más profundamente, un buen ejercicio es realizarlo con números. En concreto con este ejercicio debes atender a los números que se presentan, y escribirlo en orden inverso.

Por ejemplo, ante el primer número 625, el inverso sería 526.

De esta forma, trabajas tu proceso atencional mientras realizas otra tarea de razonamiento:

Primero prestas atención al número, posteriormente a la operación necesaria para escribir su inverso y finalmente al número inverso resultante.

Se recomienda que en todas esas series en las que pueda tapes con una hoja el número original cuando escribas su número inverso.

9. Mantén tu atención visual

Mantener la atención en una actividad durante periodos prolongados de tiempo es una tarea difícil, muy sujeta a posibles distracciones o falta de concentración.

Por ello, es bueno ejercitarla.

Para hacerlo, se puede realizar el siguiente ejercicio:

  • Cada tabla contiene todos los números del 1 al 36 excepto uno.
  • Debes encontrar cuál es el que falta y escribirlo en la casilla marcada en azul
  • Hazlo lo más rápido que puedas.

10. Mantén tu atención auditiva

De la misma forma que con la atención visual sucede con la atención auditiva. Suele ser complicado escuchar algo durante largos periodos de tiempo sin que tu atención disminuya o te distraigas con otros estímulos.

Así pues, para trabajar este tipo de atención te propongo el siguiente ejercicio:

  • Pon tu programa de radio favorito y escúchalo con atención
  • Tu tarea no será escuchar el programa de forma general o quedarte con los conceptos de los que se hablan.
  • Tendrás que identificar una sola palabra, por ejemplo: el nombre de la emisora
  • Cada vez que escuches esa palabra, deberás apuntarla en un hoja.
  • Puedes realizar esta tarea con la máxima concentración posible durante unos 30 o 40 minutos.

¿Qué entendemos por atención?

La atención es ese mecanismo que está implicado de forma directa en procesos tales como la selección, distribución y mantenimiento de nuestra actividad psicológica.

Dicho de otra forma: a través de la atención elegimos qué estímulos queremos captar (estímulos diana) y qué estímulos queremos eludir.

Por lo que la atención es un proceso que podemos dirigir y nos permite discernir entre información relevante e irrelevante.

Es decir: puedes elegir esa información a la que le haces caso y esa a la que no le prestas atención.

Y es justamente aquí donde entra el dilema de este proceso: ¿prestamos atención realmente a cosas importantes? ¿y cuando lo hacemos somos capaces de mantenerla para no perder información?

Pues la realidad es que muchas veces no lo hacemos así, por lo que podemos ir perdiendo nuestra capacidad de prestar atención de una forma productiva, y esto puede convertirse en un problema.

Ejercicios para Controlar el Déficit de Atención en Niños.

Técnicas para tratar el trastorno por déficit de atención en niños

Una de las técnicas es modificar y compensar en lo posible, esas conductas típicas y recurrentes que tienen efectos negativos en el día a día del niño y sus padres.

A través de estos ejercicios claves que te presentamos podrás reducir en el niño la inquietud motriz y la impulsividad, que suelen ser las principales fuentes del problema, a través del aumento de su atención y el aumento de su capacidad cerebral.

El principal objetivo de los ejercicios es cambiar los hábitos, conductas y actitudes negativas que el niño tiene ante ciertas situaciones y enseñarle a su mente nuevas formas de reaccionar ante esa situación.

Estos ejercicios son ideales para controlar el déficit de atención en niños de preescolar y de primaria:

1. Realizar Rompecabezas

Es una dinámica fácil de ejecutar y que además mantendrá a tu hijo concentrado y lo ayudará a desarrollar su inteligencia espacial: los rompecabezas, atraen la atención del niño desde principio a fin, puede ser que se levante un par de veces, pero luego regresará para terminar lo que en algún momento empezó.

Los rompecabezas contribuirán a solucionar los problemas de atención y mejorar la memoria del niño.

2. Lectura de cuentos

Tal vez las dinámicas más divertidas son las que mantienen la atención del niño, pero también es necesario el desarrollo de su capacidad de concentración para su día a día en el colegio, por ejemplo; y leer un cuento de noche puede ser una buena alternativa.

Es importante que tú como padre contribuyas en esta tarea y después puedas hablar con él un poco sobre la historia. Una buena idea sería hacerlo también en la mañana.

3. Separar elementos

Otra excelente dinámica es la separación de elementos, para ello debes reunir una cantidad de objetos con características diferentes: color, tamaño y forma.

La tarea que tiene el niño es la de agrupar y clasificar los objetos presentados según sus características comunes. Esto ayuda a que los niños presten atención a cada una de las características de los grupos de objetos y desarrollen su concentración, destreza y salud mental.

4. Laberinto

Uno de las ejercicios para niños con tda o tdah que puedes realizar en casa es un laberinto con cuerdas que se enreden por distintas habitaciones de la casa y que conduzca a una bolsa de dulces o a un premio. Al abandonar la cuerda o al distraerse, será penalizado con un caramelo menos.

En esta dinámica se pueden divertir muchísimo y, además pasar una tarde diferente. Si tu hijo es más grande puedes aplicar la técnica del laberinto, pero utilizando papel y lápiz.

5. Colorear sin espacios

Si no tienes tanto tiempo como para planear la dinámica del laberinto, otra opción es pedirle a tu hijo que coloree una hoja sin dejar espacios en blanco.

Puedes empezar aplicando el ejercicio con una hoja tamaño carta e ir aumentando de tamaño y, de la misma manera, podrá ser dos veces por semana, pero lo recomendable es que se realice cotidianamente. Un adulto debe supervisar el ejercicio porque el niño tenderá a desistir en finalizar el trabajo.

6. Inteligencia espacial

Los ejercicios de inteligencia espacial son sumamente positivos para ejercitar la memoria y capacidad de concentración de tu hijo. A partir de imágenes con símbolos, colores, relojes, formas abstractas, letras o números que sigan un patrón determinado, el niño deberá ordenar las figuras de acuerdo con la secuencia que vienen llevando.

7. Otras dinámicas para la atención para realizar en casa

En casa se pueden realizar muchas dinámicas para el desarrollo de las habilidades del pensamiento de tu hijo, como por ejemplo: ubica varios elementos en un sitio, en un orden determinado, luego varía la colocación para que él vuelva a organizarlos en el orden estipulado.

Otro ejercicio podría ser, nombrar varios objetos y posteriormente guardarlos en una caja, para que el niño repita el nombre de todos los objetos que están es su interior. Realmente puedes hacer muchos ejercicios con tu hijo, todo depende de tu creatividad e iniciativa, recuerda que esas tareas ayudan a potenciar la capacidad de atención de tu hijo.

Desde siempre se ha dicho que el apoyo de los padres es muy importante, pero no imprescindible; sin embargo, en este caso donde la familia tenga un niño con déficit de atención, este miembro del hogar necesita la mayor supervisión posible y un apoyo incondicional que solo pueden ofrecer padre y madre.

También puedes realizar con tu niño mapas conceptuales o mentales, este tipo de herramientas pueden resultar efectivas para controlar el déficit de atención que pueda tener tu niño durante el momento de estudio debido a que su elaboración requiere concentración y adicionalmente, pueden fomentar la creatividad y la organización en tu niño/a. Visita nuestra de mapas conceptuales y mentales para aprender más sobre este tema.

En niños con déficit de atención, ten precaución con:

Excesiva Televisión: Estudios especializados han revelado que la violencia, el exceso de publicidad y programas no educativos que se trasmiten por la tv, pueden tener un impacto negativo en el niño, puesto que el cerebro de éste no cuenta con suficientes sustancias que le ayudan a bloquear y seleccionar el contenido que ve, por tanto todo lo que observa en la televisión es grabado en su memoria.

Videojuegos: Investigaciones demuestran que éstos reducen la línea base de la actividad del cerebro, lo que hace que el niño esté hiper-enfocado en esta actividad, lo que puede ocasionar adicciones y que el niño no tenga límites razonables entre la realidad y lo virtual.

Además, estos momentos del día son pasivos y le quitan tiempo al niño para aprender habilidades y desarrollarse de una forma positiva en cuanto al TDA. Efectivamente, la tv y los videojuegos pueden dificultarle al niño la mejora de su aprendizaje y las habilidades sociales a la vez que trunca el desarrollo de su capacidad cerebral.

Dinámicas positivas para el desarrollo del niño con déficit de atención:

  • Los deportes en equipo son una de las principales dinámicas que ayudarán a tu hijo, como el basquetbol, beisbol, futbol, vóleibol y cualquier otro deporte en el que el niño pueda compartir con otros de su edad, tomar modelos de comportamiento y aprender a socializar mejor. Este aprendizaje resulta importante para niños con problemas de conducta.
  • También puede realizar otros deportes como el tenis, que aunque no se juega en equipo es un deporte que necesita de mucha concentración.
  • Son recomendados también el Karate o Tae Kwon Do, porque tienen como guía a un instructor y deben seguir ciertas instrucciones que le harán mantener la atención, control físico y mental y mucha concentración.
  • Expertos también recomiendan que el niño con TDA practique teatro, porque le permite representar varios personajes y es una excelente salida para la creatividad y la imaginación del infante.
  • También puede realizar actividades como natación y clases de arte o música.

Estimulación del lenguaje: Actividades de lenguaje para niños

Qué es el lenguaje

El lenguaje es la capacidad propia del ser humano para expresar pensamientos y sentimientos por medio de la palabra. Es necesario que desde muy pequeños fomentemos la estimulación del lenguaje en los niños, mejorando su capacidad futura y evitando posibles trastornos del lenguaje. Para estimular el lenguaje en los niños es importante que estos se mantengan motivados y que haya la mayor interacción.

Cómo trabajar la estimulación del lenguaje

A partir de los 2 años de edad, los niños ya poseen un abanico de palabras que ha enriquecido su léxico. Pronto comenzarán a desarrollar el habla fluida y con ello, un mundo de posibilidades de comunicación se abre ante sus ojos. Pero es sugerible que, como docentes o padres, ayudemos al niño a que enriquezca este mundo tan vasto al que ahora se asoma: el habla y el lenguaje.

A continuación vamos a explicarte unos jercicios básicos para estimular el habla en los niños

Ejercicios prácticos para estimular el lenguaje

  1. Contando cuentos

Leer un cuento a los niños de dos años en adelante ayuda a que, poco a poco, comiencen a comprender aquello que se les está contando y, a su vez, estimular el habla. No debe asombrarnos que los niños no respondan rápidamente a la comprensión de los relatos. Este es un proceso y, como tal, debemos facilitarles esta tarea relatando cuentos que sean acordes a su edad.

  • Cantando canciones

Enseñar canciones infantiles ayuda a que los niños no sólo estimulen su sentido del oído y atención, sino que también promueve la motricidad gruesa cuando dichas canciones indican que el niño debe acompañar la misma con movimiento de brazos, piernas, manos, cabeza, etc, a la vez que fomenta las relaciones de comunicación entre sus compañeros. Esto favorece el habla como medio de comunicación entre ellos.

  • Fotos o imágenes: ¿Qué estamos haciendo?

Mostrarles fotos a los niños, favorece su interés por la comunicación. En estos casos se sugiere que las fotos sean de personas conocidas por ellos (familiares, por ejemplo) para que ellos puedan relatar qué es lo que la familia está haciendo en esa fotografía o bien, quiénes son los que aparecen en dicha foto. Tras realizar estas simples preguntas el niño comenzará a hablar y, poco a poco, irá enriqueciendo su lenguaje.

  • Los títeres o las marionetas

Las obras infantiles que usan marionetas o títeres favorecen el habla en los niños. En estos casos, sugerimos que los mismos personajes (títeres) interactúen con los niños. Esto llama poderosamente su atención y ayudará a que ellos se animen a hablar.

  • Utilizar la tecnología para ayudarles a los niños pequeños: grabadora de voz

La tecnología puede enseñarles rápidamente el tono de su propia voz, así como también la intensidad con la que el niño habla. De este modo no sólo se estimula el habla sino también la escucha, parte esencial para que los niños hablen del modo adecuado.

  • Ejercicios para mejorar la pronunciación

Es sabido que, para fortalecer las mandíbulas, muchos pediatras recomiendan la estimulación mediante la masticación, así como también sacar la lengua o cualquier ejercicio facial o de gesticulación.

Actividades para estimular el lenguaje infantil

Otras actividades que podemos realizar para la estimulación del lenguaje infantil:

  • Cuando el niño este jugando con algún muñeco, puede nombrarle cada parte del cuerpo del muñeco, señalarla y tocarla.
  • Muéstrele al niño varios objetos con diferentes colores y pídale por ejemplo que lede «la manzana roja», «el lápiz azul». Después se le suprime la ayuda de darle el nombre del objeto y solo se le pide el color, finalmente será el niño quien haga las peticiones al adulto.
  • Léale un cuento que tenga dibujos vistosos, luego se le pide  que mencione a los personajes y que explique qué hacen en los dibujos. Después de leer el cuento pídale al niño que invente un título, o el final del cuento.

6 Consejos que debe tener presentes a la hora de la estimulación del lenguaje en los niños

  • Es muy importante respetar el ritmo personal del niño cuando se expresa.
  • No interrumpa al niño cuando este contando algo.
  • No se anticipe a las respuestas aunque el niño tarde en darlas.
  • Si el niño comete errores en su lenguaje, no se ría, estimúlelo repitiendo constantemente la expresión. También se puede utilizar el método de corrección indirecta de las palabras del niño, respondiéndole frecuentemente, repitiendo sus frases, corrigiendo las palabras mal dichas y añadiendo las que no dice, pero siempre después de que él haya acabado de hablar.
  • Utilice constantemente un lenguaje claro y adulto, evitando los diminutivos y el lenguaje infantilizado.
  • Acostumbre al niño para que aprenda  a escuchar y que él también sea escuchado. A mirar  a los ojos de la  persona que habla, a no interrumpir a los demás hasta que no hayan acabado su frase o comentario.

¿Cuándo debemos preocuparnos por el lenguaje en nuestros hijos o alumnos?

  • Debe llamarnos la atención un niño que con 6 meses no hable, no sonríe ante la voz de un adulto o no responde al llamado por parte de éste.
  • Si ha cumplido 1 año y no emite ninguna sílaba ni señala con el dedo.
  • Si al cumplir los 18 meses no emite sonido para comunicarse con los adultos o llamar su atención o si no reconoce personas u objetos cuando se les muestra.
  • Si a los 2 años no empezó a decir algunas palabras sueltas tales como mamá, papá, agua, pan o bien onomatopeyas como guau-guau; pío-pío, etc
  • Si cumplidos los 3 años el niño no entiende una oración sencilla como “tráeme el balón” y no emite 2 palabras juntas que tengan sentido.

Técnicas de relajación para niños “EL GLOBO”

En primer lugar debemos de darle el sentido lúdico que tiene esta técnica ya que ante todo es un juego con el pretendemos conseguir los siguientes objetivos:

  • Aprender a relajarse de forma autónoma
  • Conocer su cuerpo.
  • Contralar sus impulsos.
  • Favorecer estados de calma.
  • Aplacar situaciones de nerviosismo.

El JUEGO:

El juego consiste en enseñar a los niños y niñas una sencilla técnica de relajación que si aplican cuando estén nerviosos o tensos les ayudará a controlarse y mantener la calma. Es una estrategia útil para cualquier persona, pero resulta especialmente efectiva en los niños y niñas que presentan dificultades para controlar sus impulsos y en aquellos que son muy nerviosos. A través de un entretenido juego aprenderán estrategias para relajarse.

Posiciones:
De pie.
Sentado en el suelo.
Acostado inhalando y exhalando sujetando nuestras rodillas con las manos.
Acostado extendiendo nuestro cuerpo y contrayéndolo en posición fetal del lado izquierdo y del lado derecho.

INSTRUCCIONES

Preparación: Inflar globos dentro de la clase o de la sala de psicomotricidad.

Explicación: Todos nos ponemos tensos y nerviosos en algún momento, es importante controlar nuestra tensión antes de que esta nos controle a nosotros. Vamos a ver lo que ocurre cuando nos ponemos tensos:

Para enseñar esto a los niños y niñas, cogemos un globo y comenzamos a echarle aire, mientras les explicamos que cuando nos ponemos nerviosos vamos acumulando tensión en nuestro interior al igual que el globo acumula aire. Inflamos el globo hasta que éste explote, y entonces les explicamos lo siguiente, si dejamos que la tensión llene nuestro cuerpo como el aire en el globo, al final explotaremos igual que el globo.

Ahora vamos a ver lo que pasa si aprendemos a liberar esa tensión. Cogemos de nuevo un globo y le introducimos aire pero antes de que explote vamos liberando el aire poco a poco.

Ahora vamos a hacerlo nosotros. Hoy todos nos vamos a convertir en globos. Para ello nos colocamos por la sala en un lugar cómodo, imaginamos que somos un globo, del color que queramos y primero nos vamos a llenar de aire para después desinflarnos y seguimos las instrucciones:

  1. Primero nos inflaremos, poco a poco inhalamos aire, cogemos aire poco a poco, profundamente y estiramos nuestros brazos y piernas, nos estamos llenado de aire.
  2. Después nos desinflaremos. Lentamente dejamos salir el aire de nuestro cuerpo, despacio. Notamos como nuestros brazos y piernas se relajan notamos como nuestra cara y nuestro cuerpo se relaja.
  3. Después de un descanso con música relajada, decimos a los niños que se mueva muy despacio por la sala como si fusen un globo, al ritmo de la música relajada, muy lentamente, cuando pare la música se tumbaran en el suelo, e inflaran y desinflaran de nuevo el globo

Ahora que habéis aprendido la técnica es importante que aprendáis a utilizarla cuando sintáis que os estáis llenando de aire, así cuando nos ponemos tensos podemos controlar como nos inflamos y como nos desinflamos.

Otro de los ejercicios y técnicas de relajación para niños viene a estar en la simulación de una tortuga, en la cual el niño pasa a convertirse en este interesante animal; para el ejercicio el niño debe de asumir que el sol se está escondiendo, y que por tanto va a esconderse el también en su caparazón.

De esta manera es que el niño ubicado boca abajo, empieza a encoger tanto piernas como brazos de manera de quedar sólo su espalda (que sería el caparazón) a la intemperie; luego de esto, se asumirá que el sol empieza a salir y por tanto tantos brazos como piernas empiezan también a desplegarse.

Con estos ejercicios y técnicas de relajación para niños lo que se intenta es procurar una buena respiración que pueda tranquilizar o poner en paz a un niño, así como también el poder hacer que los músculos no se encuentren tensos y más bien estén muy relajados.

5 ventajas de inflar globos para los niños

1. Mayor capacidad pulmonar: Inflando globos los niños ejercitan sus pulmones haciendo que aumente la cantidad de aire que cabe en ellos. Es por lo tanto un excelente ejercicio pulmonar.

2. Ejercitan el diafragma: Además de los pulmones, inflar globos también favorece el trabajo de los músculos que elevan el diafragma y la caja torácica.

3. Ejercicio para los labios: Fortalece la musculatura de los labios del niño mediante la repetición del inflado de globos.

4. Mejora el habla: Mejora la vocalización y la articulación de los sonidos, lo que le convierte en un ejercicio ideal para niños que tienen dislalia.

5. Ejercicio contra la disnea: Mediante el juego o el ejercicio de inflar globos también se consigue mejorar la disnea, la sensación de falta de aire, que se asocia con la bronquitis aguda